#47.La chica que vestía de negro

Ella siempre vestía de negro. Era su color favorito.

Siempre la miraban de arriba abajo, criticándola por lo bajo por su manera de vestir. De negro.

Le decían todo tipo de apelativos (ninguno bueno): Morticia, Miércoles, Cucaracha, Gótica…A ella realmente le importaba bien poco. Al principio.

Se sentía a gusto con cómo le sentaban esas prendas y cómo se veía ella. Y sólo ella.

Se repetía una y otra vez para sí misma la típica frase: “Prefiero ser la oveja negra de la familia porque el negro pega con todo”.

Aunque cada día le repitieran una y otra vez las palabras qué al final hicieron mella en su interior: Bicho raro, oscura, escarabajo…A fin de cuentas ella sabía en su interior que lo raro o extraño, era lo extraordinario y no lo normal o cotidiano.

Ella era más valiente qué todas aquellas palabras que le resbalaban por sus laterales.

En ocasiones, llegó a sentir acoso verbal, de momento sin llegar a las manos…pero ya era acoso. Se sentía diferente, rara, extraña en aquella clase donde no encajaba con casi nadie.

Se calló durante un tiempo para ver si se apaciguaban las amenazas e insultos constantes, diarios. Pero sin embargo, continuaban y seguían día tras día. Sin parar, sin descanso, con una inventiva verbal incansable, inagotable.

Hasta que un día explotó cual granada en una guerra, y todo explosionó de manera continuada. Sin poder pararla. Salió a la luz, todas esas noches sin poder dormir,  por culpa de las amenazas que recibía de manera constante y que si hablaba irían a más y con peores consecuencias.

Ya no se quedarían en un simple robo de comida o de dinero, sino que irían a por más.

Sabía que con decirlo en el instituto no bastaría, la trataría por loca y sería peor el remedio que la enfermedad. Fue directamente a su familia y tras ello a la policía, con pruebas más que suficientes para que la denuncia pudiera seguir su curso.

Ganó. Siguió vistiendo de negro como siempre, por qué cambiar eso.

Se cambió de centro y todo cambió. Pasó de ser la ignorada o el centro de toda burla, a conseguir amigos. Y lo más importante pudo ser ella misma.

Y siguió siendo La chica qué vestía de negro.

#StopBullying

#No+acosoescolar

#NoteConviertasenunAcosador

Anuncios