#40.Me acompañó la suerte

Suerte. Bonita palabra que abarca un gran abanico de apreciaciones bonitas y positivas.

Suerte. Es lo que encontré nada más conocerte. Desde el primer instante que tu mirada se cruzó con la mía, un sábado cualquiera, en la misma discoteca de siempre, a las 5:00 de la mañana.

En ese efímero instante, se topó mi mirada con tu amplia sonrisa, brillando, incandescente. Me mirabas desde la distancia, tímidamente. No te acercabas, tuve que ser yo, ya que me sentía imantada a tu amplia sonrisa brillante.

Hablamos durante el resto de la noche. Los días pasaban y seguíamos conociéndonos. No necesitábamos mucho para pasarlo bien, con una lata y unas pipas nos bastaban. Éramos simples. Pero para nosotros éramos perfectos, no necesitábamos grandes excentricidades. Éramos nosotros, sin artificios, al natural.

Y sin querer desde esa misma noche hasta hoy día, tengo que decirte que: Me acompañó la suerte.